Orígenes e Historia del queso

ORÍGENES E HISTORÍA

Según la leyenda, el hombre probablemente descubrió el queso cuando transportaba la leche: a temperatura ambiente y en el abomaso del cordero.

Una revisión cuidadosa de la literatura publicada sobre e queso revela la existencia de casi 2000 nombres distintos que se aplican a este alimento, y continúan apareciendo periódicamente nombres nuevos para describir nuevas variedades. La antigua cuna de la civilización, por lo que a los principales alimentos se refiere, en especial al pan y al queso, parece haber sido esta fértil área agrícola conocida como “creciente fértil” situada entre los ríos Tigris y Eufrates, en el Irak (6000-7000 a.C)

Sir Leonar Wooley, en 1924, tras un estudio arqueológico en la zona de Ur concluía que el queso se elaboró por primera vez, precisamente en este área ,a partir de la leche de cabras y vacas.

Un friso sumerio muy antiguo de El-Ubaid muestra las operaciones de ordeño y cuajado de la leche. El examen de los restos encontrados en la tumba de Hories-aha (3000 a.C) demostraron que aquel material había sido queso. Estos hallazgos dan crédito a algunas de las historias mas antiguas y los bajorrelieves, los grabados en cerámica, las piedras y los escritos encontrados, confirman algunos de los primitivos descubrimientos.

La leche se conservaba en recipientes de piel, cerámica porosa o madera, pero como era difícil mantenerlos limpios, la leche fermentaba con rapidez.

EL QUESO: UN REGALO DE LOS DIOSES O UN DESCUBRIMIENTO FORTUITO?

 

Si bien los romanos fueron los responsables de la expansión de las diferentes técnicas de elaboración, y hay muchas historias que lo rodean, no se sabe exactamente dónde ni cómo comenzó la producción del primer queso.

Según la mitología griega, los Dioses del Olimpo enseñaron a los humanos a hacerlo; y una leyenda árabe cuenta que un pastor nómade, al quedarse sin recipiente para transportar leche, mató un ternero y utilizó su estómago como vasija. Durante el camino, ésta se tornó sólida y así aprendieron a elaborarlo

Desde el 5000 a.c., mucho antes de que se conociera la manteca, el queso ha sido uno de los alimentos básicos del hombre, por su facilidad en el transporte y conservación.

Las pruebas arqueológicas más antiguas de la manufactura del queso se han encontrado en murales de tumbas del Antiguo Egipto, datadas sobre el 2300 a. C. Estos primeros quesos probablemente tendrían un fuerte sabor y estarían intensamente salados, con una textura similar a los quesos feta o requesón.