Maridajes Vinos - Cervezas - Destilados

Consejos para el Maridaje entre Quesos y Vinos

El maridaje o el matrimonio de los alimentos:Una regla a recordar: no hay reglas!
 

Igual que para la pareja, un buen matrimonio resulta cuando  ambos pueden complementarse y potenciarse!Dentro de las sugerencias esta la “armonía regional”, es decir, comer y beber lo local y en Chile ejemplos de esto serían acompañar los quesos de Cabra Frescos con Sauvignon Blanc de la misma zona.

A nivel organoléptico, en cuanto más duro es el queso, más taninos aguanta.  Mientras más cremoso, más acidez necesita. 

Para los quesos suaves y cremosos como el  Brie, los blancos dulces o los espumosos combinan de maravilla.

Si te gustan más los quesos de pasta blanda o los quesos frescos, como el Chavroux, no cometerás error acompañándoles con un vino rosado. 

Por fin, si eres amante de los quesos azules, como el Roquefort, está de moda actualmente combinarlos con vinos dulces, como el Late Harvest. El dulzor de este vino contrarresta lo salado del queso. 

¡¡Pero recuerda que todos podemos maridar  y experimente con combinaciones de quesos y vinos para descubrir sus preferencias!!

 

El Queso y los Vinos Espumosos

  • Los quesos Cremosos combinan perfectamente con un Espumoso Brut.
  • Los espumantes en general son ideales para acompañar quesos como el Gruyere, ya que sus burbujas y acidez equilibran la intensidad del queso.
  • Los quesos de textura blanda o semi-blanda y de intenso sabor como, por ejemplo, el Camembert o el Brie, suelen ser realzados; los de Cabra, no tan maduros, ganan frescura mientras que realzan el aroma del Espumoso; y los quesos Duros y muy Maduros, como por ejemplo el Grana Padano y el Parmigiano Reggiano hacen un acorde muy armónico y agradable que seguro le sorprenderá.
  • El queso Azul anda de maravillas con un Espumoso Demi-Sec o Dulce.

Clasificación Espumosos según Cantidad de Azúcar

 

Un maridaje maravilloso . . . Caprice des Dieux con un Espumoso Extra Brut o Brut … y usted nunca más volverá a probar uno sin el otro. El chocolate con sus tonalidades amargas, su sabor potente y la particularidad de fundirse en la boca, acompañado con quesos y las burbujas de los espumantes, da como resultado un maridaje perfecto, por contraste o por complemento. Son muchos los postres donde los espumantes se suman al chocolate; es el caso del crumble de peras, queso azul y chocolate, que en compañía de una burbujeante y fresca copa de extra brut, es prácticamente imperdible.